sábado, 17 de mayo de 2014

¿Qué Hacer Luego De Los Vencimientos Anuales?





Han sido unas largas semanas, que sumadas representaron dos o tres largos meses según la realidad de cada uno e incluso hay algunos que todavía están con las declaraciones juradas que quedaron atrasadas por aquellos eternos clientes que entregan todos los elementos e información mal y a destiempo (entre nosotros, cuando los sancionen, que se jodan), también están los que por poseer una modesta estructura y actuar de hombre orquesta postergan temas que se acumulan y deben ser resueltos cuando termina el tiempo de los vencimientos anuales.


Pero, en la gran mayoría, las presentaciones se realizaron, los números cerraron y también están aquellos cliente que aunque sus números no cerraban, alertados de ello dijeron que no les importaba en lo absoluto y que lo cerraras igual (otros que cuando los ajusten, que se jodan, aunque conoces a muchos que tienen una suerte de no creer). Los días eternos pasaron, los fines de semana de trabajo febril transcurrieron y el final de la temporada de impuestos anuales se encuentra a pasos nomas.

Es hora de que los Contadores comencemos nuevamente a tener vida más allá de ganancias, bienes personales, clientes anuales (aunque algunos quieren pagarte anualmente y luego te consultan hasta para abrir una caja de ahorro, para estos doble honorario y si no les gusta, que se vayan), horas extraordinarias de productividad al máximo son ya un recuerdo que rebrotara en marzo del año siguiente y así cíclicamente hasta que un día logres, o bien por lograr un ahorro suficiente, o bien por tu edad o mal porque te repodriste de la profesión, mandar todo al arcón de los recuerdos y te asombrarás al recordar algo que gozaste en tu juventud y que habías olvidado, que durante marzo o abril existe un fin de semana o a veces una semana completa que la gente normal utiliza para hacer unas mini-vacaciones y que se llama semana santa.

Es hora de que los profesionales de impuestos renazcan, resurjan de entre papeles, leyes, resoluciones generales, aplicativos, veps y de empezar a pensar acerca de lo que quieren hacer para celebrar!!!!.

Vos ya sabes cómo queres pasar el tiempo, o puede que no hayas pensado en ello, si no lo hiciste la buena noticia es que hay un montón de opciones. No lo crees, despabílate, te contamos algunas, elegí la  que quieras o creá otras, no importa cuales, hacé lo que te guste.

A continuación escribimos sólo algunas de las ideas:


Disfrutá de unos días libres.
Planificá tus próximas vacaciones.
Rompé y tira la parva de papeles que reuniste y que sirven solo para parecer que tenemos mucho que hacer.
Salí de fiesta con amigos una, dos o las noches que quieras.
Recostaté en un sofá, en tu sillón de lectura o donde quieras y lee ese libro que dejaste de lado.
Salí a correr, o andar en bicicleta.
Saludá y brindá con tus colaboradores, colegas y porque no con aquellos clientes que realmente aprecias más allá de tu relación profesional como muestra de agradecimiento.
Invitá a tus empleados a almorzar.
Trabajá durante una semana medio día.
Dormí la siesta .
Mirá nuevamente tu película favorita, en el cine, en DVD, por Internet, no importa.
Salí en unas mini-vacaciones: a la playa, a la montaña, a la sierras, al río, a las lagunas. En tu ciudad también: salí  y mírala con ojos de turista y sin apuro (verás que linda que es y no te das cuenta)
Visitá un lugar al que siempre habías querido ir.
Sembrá tu huerta, o tu jardín o las plantas en tu balcón, o tu patio, o lo que sea.
Arreglá tu casa (un poco de trabajo que no sea de escritorio es una buena alternativa)
Cociná algo en la parrilla, o en el horno, o en el disco, o en la cocina, o en el horno de barro, o en donde sea (si nos invitas mejor)
Hacé una fiesta en el estudio (también vale que nos invites).
Paseá al atardecer .
Acampá.
Cantá como loco en tu coche con los vidrios bajos la canción que amas.
Ve a bailar .
Salí a correr bajo la lluvia .
Tomá clases de cocina, de pintura, de canto, de baile, o de aquello que quieras y que hace tiempo que lo deseas pero que siempre creas un pretexto para no hacerlo.
Salí de compras a un centro comercial, a una calle céntrica, a un barrio, a Miami si podes (aceptamos presentes)
Jugá al TEG con tu familia, con tus amigos, con tus compañeros de trabajo, etc. (Acá no nos invites porque te ganamos seguro). También puede reemplazarse por el juego que quieras.
Conseguí entradas para un próximo concierto.
Hacé un trabajo solidario, social, cultural, etc., ayudando a la gente y sin esperar nada a cambio.
Jugá al básquet, al fútbol, al tenis, a lo que sea, que no importe si eres bueno, mediocre o malo, solo juega, recuerda cuando eras niño y juega y ríe igual.
Organizá una comida al aire libre .
Andá a la cancha a ver a tu equipo.
Comé tu postre o torta preferida.
Planificá una noche de karaoke con amigos o compañeros de trabajo.
Hacé paracaidismo o puenting. (acá no nos invites)
Trasnochá y escuchá con tu pareja la música que quieras, con un buen vino o la bebida que prefieras (luego a tu libre imaginación).
Aprendé a surfear.
Hacé algo estúpido.
Hacé una broma (tonta pero divertida) a algún compañero de trabajo.
Mirá una temporada de la serie que siempre quisiste mirar y no lo hiciste.
Andá a patinar sobre ruedas, sobre hielo, en skate o lo que sea.
Hacé un día de spa a full.
Tomá una nueva clase - artes marciales , yoga , pilates – o de lo que sea.
Reúne a tu vieja banda de Rock.
Escalá una montaña.
Cambiá tu peinado o corte de pelo.
Hacé un curso de cocina o de lo que sea.
Siéntate en silencio solo en el medio de la naturaleza y contemplala, solo eso.
Creá una lista de deseos a realizar.
Salí un día al campo.
Realizá un acto de bondad al azar .
Comprá una botella de vino bien caro.
Cantá en la ducha.
Visitá una tienda de mascotas.
Pasá la noche en su hotel favorito.
Dormí y sobre todo relájate.



Seguí con tus opciones…