domingo, 11 de septiembre de 2016

Yo soy el Contador

Yo soy el Contador,






El que todos los días lidia con los organismos de control,
y anda a los apurones por las normativas sin ton ni son.
El que soporta la burocracia, el que se banca los paros,
y debe poner la cara explicando lo raro.
El que no tiene licencias, ni salarios, ni aguinaldo,
y debe pelearla duro porque se cobra salteado.
Yo soy el Contador.
Muchas veces de adinerado, injustamente acusado.
Al que todos lo consultan cuando se ven apurados,
en la calle, en el cine, y en la cola del mercado,
y al que nadie le pregunta ¿Doctor, cuando es lo adeudado?
Yo soy el Contador.
El que tantas veces pone su paciencia de artesano
para llegar al final con balances insolventados.
El de declaraciones y verificaciones, a pulmón diligenciados.
El que debe tolerar el sistema colapsado.
Yo soy el Contador.
El que hace de estratega, de confesor, y de malo,
de mediador y de amigo, de psicólogo y de hermano.
El que sale, con niebla o lluvia, en invierno o en verano
porque siempre tiene un vencimiento cercano.
Yo soy el Contador
El que se muerde los labios porque el sistema ha fallado.
El que sufre taquicardia mientras va corriendo al juzgado.
El que resuelve problema que otros han inventado.
El que muchas empresas ha creado.
A mucha honra señoras y señores,
yo soy el Contador.